Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

CAMBIO DE CONDUCTAS

Publicado: 27 de Marzo de 2017

Si estás leyendo este libro, probablemente tengas deseos de cam-biar algo que no te gusta o que no te permite alcanzar todo tu po-tencial. Seguro que lo has intentado de varias maneras, desde uti-lizar el puro y simple poder de la voluntad, hasta la antigua técnica de “premio y castigo”. Después de tantos intentos no sería raro que pensaras que el cambio es difícil. ¡Y cómo no ha de serlo si nadie te dijo cómo llevarlo a cabo paso a paso! Es como tratar de subir una montaña en línea recta sin el equipo adecuado y sin mapa. Una vez que tienes el camino bien trazado y el equipo necesario, verás que no será tan complicado. Aquí es donde este libro entra en acción, al mostrarte las herramientas y pasos que requieres para la transfor-mación que deseas.
Puedes aprender a dirigir tu mente hacia el cambio, ya que es la parte motora más importante para crear o motivar cualquier alte-ración de tu realidad. Al proponerte cualquier modificación, imagina que es como emprender un viaje. Empiezas en un lugar y terminas en otro, y esto requiere de planeación y un proceso para no perder el camino.
Dicen que los ojos son el espejo del alma y quizá tengan razón.
Es difícil pensar en alguien alegre que mire al piso todo el tiempo. Generalmente se trata de una persona triste o en diálogo interno. Quien está contento ve al frente o al cielo. Cuando alguien piensa en lo que oye, mira hacia los lados, y cuando visualiza, mueve los ojos en diagonal hacia arriba. Los creadores de la PNL se dieron cuenta de eso y estudiaron dichos movimientos detalladamente, analizando cada uno y observando la actividad mental.
Para que tengas una idea de cómo funcionan los movimientos oculares, hagamos el siguiente ejercicio: recuerda a tu maestra de segundo año de primaria y dime de qué color era su cabello. Repara en el movimiento ocular que hiciste. ¿Fue hacia arriba a la izquier-da? Muy bien. La mayoría de las personas tienen esta respuesta ocular. Si tu movimiento ocular fue hacia arriba a la derecha, no hay problema, seguramente tienes las claves cruzadas y los siguientes ejercicios los harás al revés. Cuando se diga izquierda, usa la dere-cha, pero no inviertas el arriba y el abajo.

haz clic para copiar mailmail copiado