Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Consumo elevado de pescado durante el embarazo podría aumentar el riesgo de obesidad en niños

Publicado: 14 de Septiembre de 2016

Se sospecha que el mercurio podría causar obesidad en los menores.

Un estudio realizado por la Universidad de Creta, en Grecia, ha demostrado que cuando una mujer embarazada consume pescado más de tres veces por semana, incrementa el riesgo de que sus hijos padezcan de obesidad. Los niños nacidos de madres que consumieron abundante pescado fueron más propensos a crecer con rapidez entre el nacimiento y los dos años de edad; además, los menores tenían más riesgo de padecer obesidad entre los 4 y los 6 años de edad. Los investigadores resaltaron que el efecto observado fue más pronunciado entre las niñas.

Los autores del estudio indicaron que, aunque no se demostró causalidad, se sospecha que los contaminantes orgánicos del pescado podrían alterar las hormonas del cuerpo y causar el incremento del peso corporal. Pero se debe indicar que los datos proporcionados por el estudio no permitieron identificar detalles específicos, como el tipo de pescado consumido, el tipo de cocción o la procedencia.

Los investigadores destacaron que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. recomiendan a las mujeres embarazadas y a aquellas que planean quedar embarazadas, limitar su consumo de pescado a menos de tres porciones por semana para evitar la ingesta excesiva de toxinas.

Erin Keane, dietista registrada y nutricionista del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, destacó que las mujeres embarazadas deberían ingerir menos de 340 gramos de pescado por semana, pero considerando especies cuyo contenido de mercurio no es elevado, como el salmón, el abadejo o los camarones. La especialista también resaltó que no se deberían consumir más de 170 gramos por semana de especies contaminadas con mercurio, como es el caso del pez espada, la caballa real o el blanquillo. Keane indicó además que las mujeres que tuvieran dudas sobre el contenido de mercurio en los pescados que podría ingerir, limiten el consumo de esos animales procurando comer menos de 170 gramos por semana.

haz clic para copiar mailmail copiado