Carrer Falcó, 7 Piso 1ª, Puerta 4ª. 12001 Castelló de la Plana - Castelló

Identifican grupo de neuronas que controlan el apetito

14 de Septiembre de 2016

Dos equipos de investigadores han identificado grupos de neuronas que gestionan la información relacionada con los alimentos que recibe el cerebro. Este sería el primer paso para desarrollar tratamientos que podrían ayudar a reducir la obesidad a nivel global. Los científicos indicaron que un grupo de neuronas que controlan el apetito se activan en el área del hipotálamo cuando la persona pierde entre el 5% y el 10% del peso corporal. Pero su investigación no se detuvo en este punto, y han logrado modificar la sensación de saciedad manipulando directamente dicho grupo de neuronas.

Los científicos publicaron sus descubrimientos en revistas especializadas. El equipo liderado por Bradford Lowell, de la Escuela de Medicina de Harvard identificó las neuronas AgRP, células nerviosas que detectan la falta de calorías y liberan sustancias que nos hacen sentir hambre. Otro equipo de investigadores, descubrió que el proceso que inhibe el apetito es controlado por una proteína que se ha bautizado como MC4R. Estos descubrimientos podrían transformarse en el pilar esencial de investigaciones que abrirían las puertas al desarrollo de fármacos para controlar el apetito y la obesidad.

Los investigadores identificaron las células que controlan la saciedad en el hipotálamo, la zona del cerebro que regula los mecanismos de supervivencia. Para identificar el funcionamiento del todo el sistema los científicos modificaron genéticamente algunos ratones, insertando en ellos un mecanismo que permitía activar neuronas utilizando un láser azul que actuaba sobre un implante de fibra óptica en su cerebro, aliviando su ansiedad por comer. Estos hallazgos permitirían más adelante desarrollar medicamentos para controlar el apetito.

Scott Stemson, investigador del Instituto médico Howard Hughes, experimentó con la función de las neuronas AgRP e indicó que dichas neuronas se activan cuando se pierde entre el 5% y el 10% del peso corporal. Esto explicaría, de acuerdo al médico, el fracaso de las dietas, pues si bien al principio de un nuevo régimen se logra bajar de peso, las neuronas AgRP se activan para producir la sensación de hambre que nos devolvería a lo que el organismo considera su peso normal.

Stemson indica que el organismo procura mantener un peso equilibrado, ni muy delgado, ni muy gordo, utilizando diversos mecanismos, algunas neuronas provocan el hambre produciendo una sensación desagradable, y los animales aprenden a comer para acallar esa señal. Los diversos mecanimos usados por el cuerpo para asegurar la sobrevivencia son complejos, por tanto es necesario seguir investigando para desarrollar fármacos que permitan controlar el apetito de forma efectiva.