Carrer Falcó, 7 Piso 1ª, Puerta 4ª. 12001 Castelló de la Plana - Castelló

Logro de Objetivos

31 de Marzo de 2017

Lograr objetivos a lo largo de nuestra vida representa en muchas

ocasiones algo difícil de conseguir porque requiere un esfuerzo

adicional de nuestra parte. Sin embargo, hay quienes lo logran muy

bien y nada los detiene. Podría pensarse que esas personas están

dotadas de alguna cualidad que los motiva y los lleva a obtener lo

que quieren, mientras que uno no es capaz de hacer lo mismo.

Los fundadores de la PNL estudiaron con detalle los patrones mentales

que usamos cuando alcanzamos un objetivo y las diferencias

cuando no lo logramos, y descubrieron que el diálogo interno que

generamos es distinto, lo mismo que las imágenes, sensaciones y

matices sobre nuestro proceso hacia la meta.

Cuando algún objetivo nos gusta y nos motiva, nuestros patrones

mentales trabajan en conjunto y se dirigen hacia él sin importar los

obstáculos, como salir con los amigos a comer tacos, al cine, encontrarme

con alguien que me interese mucho, salir de viaje, etc. Casi

sin darnos cuenta cumplimos nuestro propósito y no lo sentimos

como carga ni como un gran esfuerzo, porque fue placentero.

Cuando alguien nos invita a ir al cine (suponiendo que es agradable),

no decimos “quéflojera”, “la semana que entra”, “un dí de

estos”, “quédifíil”, etc. Considera el sentimiento que cada comentario

te produce. Ahora veremos las consecuencias graves que este

tipo de diálogo, sea interno o externo, opuesto al logro del objetivo,

tiene en nuestros patrones mentales. Es la forma más fácil de boicotearnos

sin darnos cuenta de que lo hacemos.

La mente necesita dirección e instrucciones claras para moverse.

Hace lo que le pedimos, cuando se lo indicamos. Si no pedimos, no

hace nada. Cuando pensamos en ir al cine, ya dimos la instrucción

de arreglarnos para salir, tener dinero a mano para pagar, establecer

horario, lugar, acompañante cómo llegar. Me veo sentado en el

cine, disfrutando, y aunque lloviera, llegaría. No nos damos cuenta

de que llevamos a cabo este proceso. Si transferimos estos patrones

a situaciones en las que queremos lograr algo no tan placentero,

nuestra mente nos ayudará y será el motor para cumplir propósitos

que nos cuestan trabajo. Coronaremos nuestros objetivos con

menor esfuerzo porque nuestra mente ejecuta lo que le pedimos,

siempre y cuando lo hagamos.