Carrer Falcó, 7 Piso 1ª, Puerta 4ª. 12001 Castelló de la Plana - Castelló

Que es la Hipnosis?

Que es la Hipnosis?

Existe un proceso de angustia o desesperanza que lleva al paciente a solicitar ayuda. En este proceso el Paciente se da cuenta de que a pesar de todos sus esfuerzos, le es imposible salir de un problema o cambiar una conducta negativa que no le permite evolucionar como persona.

En este proceso de búsqueda de soluciones que pudieran reconducir su vida, y sin embargo no exigir un gran esfuerzo por parte del Paciente, es donde se encuentra la Hipnosis, pues el Paciente ha llegado a tal punto de sentirse incapaz de hacer nada por sí mismo para solucionar dicho problema

A pesar de que esta gran Herramienta terapéutica ha estado durante mucho tiempo estigmatizada y relegada únicamente al ámbito del espectáculo, podemos asegurar sin temor a equivocarnos, que se trata de una de las Técnicas más poderosas en cuanto al tratamiento de trastornos en el ámbito social.

“El término hipnosis denota una interacción entre una persona, el hipnotizador, y otra persona o personas, el sujeto o los sujetos. En esta interacción el hipnotizador intenta influir en las percepciones, sentimientos, pensamientos y conductas de los sujetos pidiéndoles que se concentren en ideas e imágenes que evoquen los efectos deseados. Las comunicaciones verbales que el hipnotizador utiliza para alcanzar estos efectos se llaman sugestiones. Las sugestiones se diferencian de otras clases de instrucciones cotidianas en que implican que el sujeto experimenta la respuesta que sigue la sugestión con éxito como involuntaria y sin esfuerzo. Los sujetos pueden aprender a utilizar la hipnosis por sí mismos en la autohipnosis”.

La Hipnosis no es más que una interacción entre dos personas (Terapeuta/Paciente) y en la que ambos buscan un fin común (Resolución de traumas o situaciones del Paciente). En esta, el Paciente deja el control de sus procesos cognitivos, afectivos y conductuales al Terapeuta. Este abandono es totalmente voluntario y puede ser reformado por el paciente en cualquier momento.

Aprender a dejar de intentar el control de lo incontrolable es necesario para el paciente. El paciente tiene que dejar el control; pero no en manos del terapeuta como hipnotizador, sino confiando en sus propios procesos automáticos. En este proceso, la autohipnosis puede ser un referente.